En el barrio de Chamberí Almagro, a dos pasos del Paseo de la Castellana y la calle de Ortega y Gasset. Sala acogedora, claroscuros y nobles texturas acariciadas por la luz.

 

Atmósfera suave, delicada, de cocina elaborada y al tiempo natural y franca: a la vista del comensal va revelando

su cuidado proceso de creación.